Julio Bonilla en Barcelona
Arquireportajes
Experiencia de intercambio académico: Entrevista a Julio Bonilla
19 Nov 2019

En la segunda parte de las entrevistas realizadas por el Departamento de Comunicación de la Escuela de Arquitectura de la UCR a estudiantes que realizaron un intercambio académico, entrevistamos al alumno de quinto año, Julio Bonilla. Él nos comentó sobre su experiencia en Barcelona y más que todo el enfoque y mentalidad que tuvo a lo largo del proceso de movilidad estudiantil. 

Experiencia en Barcelona 

¿Por qué escogió dicho país y universidad?

Estuve intentando hacer movilidad estudiantil por más de 2 años a la UPM (Universidad Politécnica de Madrid); sin embargo se dieron muchos inconvenientes, hasta el último momento, cuando ya la había elegido y unos pocos meses antes se me notificó que no se podría realizar mi movilidad. Debido al apuro, y que deseaba hacer movilidad en España, elegí una opción en Barcelona: La Universitat de Barcelona.

¿Cuáles eran sus expectativas/opiniones académicas y personales antes de iniciar?

No tuve tiempo de formar expectativas, ya que la decisión de ir fue muy repentina, sin embargo esperaba un ambiente más tecnológico o un aprovechamiento mayor de recursos virtuales enfocados en el diseño. Más de lo que utilizamos en la escuela de Arquitectura de la Universidad de Costa Rica. No obstante, la experiencia fue bastante similar con la diferencia de que la universidad contaba con varios talleres y especialistas enfocados en ayudar con los problemas que los estudiantes estuvieran afrontando.

¿Cómo son ahora luego de 6 meses?

Siguen siendo similares pero creo que los recursos que se descubren a lo largo del semestre se aprovecharían más con un poco más de tiempo. Los primeros meses son de descubrimiento y adaptación.

¿En qué se diferencia la experiencia pedagógica de la Universidad visitada con la experiencia en Arquis? 

Es bastante similar, como mencioné anteriormente. Vale la pena rescatar los diversos talleres mencionados que se especializan en varias ramas de construcción y representación 3D (corte láser, impresiones 3D, etc.) que tienen profesionales enfocados en ayudar con los problemas de diseño que afrontamos. En la escuela contamos con el laboratorio tropical, el laboratorio de modelado y fabricación digital y quizás los laboratorios informáticos pero la diferencia tanto en las instalaciones (no la extensión si no la diversidad de recursos) como en la atención profesional individual, es bastante grande.

¿Qué fue lo más valioso que aprendió durante esta experiencia? 

Sin duda hay un crecimiento personal muy grande. En mi caso específico, fue la primera vez que viajé fuera de Costa Rica y la primer vez que viví solo. Todo eso junto con la experiencia de una nueva universidad, nuevas personas (en mi caso me resulta muy difícil hacer nuevas amistades), e incluso un nuevo idioma (Catalán), puede ser un poco abrumador en un primer momento, pero cuando se interioriza todo la experiencia es única. Las lecciones en clase, junto con las visitas a, por ejemplo, los talleres de fabricación, o el simple hecho de caminar hacia la universidad y toparse con edificios reconocibles de nuestras clases de historia en nuestra escuela de Arquitectura en Costa Rica, lo vuelve inolvidable.

¿Qué le pareció la dinámica cultural y urbana de la ciudad anfitriona? 

La dinámica urbana de Barcelona es increíblemente adaptable. Desde la forma de sus cuadras y sus  “xamfrans” como se dice en catalán, hasta cómo son habitados los mismos con mobiliario de los restaurantes inmediatos. Las esquinas de cuadra se vuelven especialmente importantes por esta razón, además de que en algunas ocasiones tienen estacionamiento de bicicletas o alguna intervención de mobiliario urbano más específica. Además de esto, cada ciudad tiene su fiesta y fuegos artificiales con los conocidísimos “Correfocs” (ver galería al final de entrevista). 

¿Logró visitar otras escuelas/fundaciones/ instituciones de arquitectura?

Visité varios talleres de fabricación, como por ejemplo El Ateneo de Fabricación Digital | Les Corts, en donde nos mostraron cómo usar impresoras 3D y máquinas de corte láser, además de darnos la oportunidad de generar un prototipo de nuestro diseño.

Si pudiese hacer algo diferente de los meses anteriores; ¿qué sería?

Intentar enfocarme más en conocer y menos en estudiar. Si bien, creo que siempre ha sido importante mantener notas excelentes y voy totalmente en contra con la mediocridad. Yo me enfoqué mucho en tener matrícula de honor (arriba de 9.5) con el fin de que mi promedio total fuera apto para graduarme con honores en Costa Rica, ya que a lo largo de mi carrera he mantenido notas similares. Debido a esto me enfoqué mucho en los estudios y no tanto en poder conocer otros lugares, o incluso viajar un poco más si fuese el caso a otros países. Al tener matrícula de honor pensé que esas notas serían tomadas en cuenta en la Universidad de Costa Rica al hacer la convalidación, sin embargo, lo único que se convalidan son los créditos pero las notas no se toman en cuenta para ponderar el promedio total o anual o incluso semestral.

Resuma en 3 palabras su experiencia de intercambio y el porqué de estas. 

Inolvidable, Intercambio, revelación.

La primera al ser mi única experiencia fuera del país, me vi obligado a hacer nuevas cosas. A llevar un nuevo estilo de vida y a enfrentarme a nuevas y desconocidas experiencias.

Intercambio debido a las personas que conocí. Con la cultura catalana y tener que aprender el idioma porque (si bien la mayoría de personas hablan en español, algunas clases solo son impartidas en catalán y, en mi caso, todas mis clases eran en catalán), pero también con otras culturas como la italiana, colombiana, argentina, peruana, etc. Es un intercambio entre lo que yo sé y lo que ellos saben y cómo se hacen las cosas. Increíblemente enriquecedor.

La tercera es relacionada con lo que siempre se nos dice que no se puede hacer en nuestros proyectos de diseño en la escuela de Arquitectura de la Universidad de Costa Rica. Tengo muy presente que los contextos son diferentes y que vivimos una realidad mucho más sísmica que en Barcelona, no obstante, la implementación de elementos de diseño de carácter estructural o incluso plástico paisajista es mucho más libre y va en contra de lo que se nos ha prohibido hacer en los talleres porque “el mantenimiento de eso es muy costoso, o todos lo van a usar para otras cosas y lo arruinan, o simplemente se va a caer”.Comprendo que nuestra realidad cultural también es muy diferente; sin embargo fue una revelación para mí ver todas las cosas, que se nos imponen de una forma prohibitiva en la mayoría de talleres, hechas y siendo exitosas.

¿Cuál sería la recomendación que le daría a sus compañeros que quieran participar en un intercambio?

Definitivamente para ir a Barcelona deben pedir la carta de aceptación de la Universidad con mucho tiempo de anticipo ya que el proceso en la embajada española es muy engorroso y suelen atrasarse mucho con la entrega del visado estudiantil. Tanto así que lo dan con tan solo algunos días antes del inicio de lecciones. Esto entorpece la compra de boletos de avión baratos, reservas en hoteles, etc. El proceso de visa es muy incierto, puede durar un par de semanas o hasta más de uno mes y el proceso no se puede realizar con más de 3 meses de anticipo, entonces dejan una ventana muy específica para poder presentar la información.

Galería de fotos de Barcelona por Julio Bonilla

«Correfocs»

«La Seu»

Detalle Vitral

«Carrer»

Rodrigo Oviedo

Artículos Similares:

Regresar Arriba